Qué es un contrato fijo discontinuo

El contrato fijo discontinuo tiene una serie de particularidades que lo distingue de un contrato indefinido común. Si quieres saberlo todo sobre este tipo de contrato, ¡nosotros te lo contamos!
que-es-un-contrato-fijo-discontinuo

Aproximadamente 200.000 trabajadores españoles son fijos discontinuos. Pero, ¿qué es un contrato fijo discontinuo exactamente? Lo vemos a continuación, ¡no pierdas detalle!

1. Qué es un contrato fijo discontinuo

Los contratos fijos discontinuos se celebran en puestos de trabajo que no tienen que cubrirse durante todo el año, ya que son tipos de negocios que tienen mucho más volumen en unas épocas del año que en otras.

El ejemplo más evidente es el caso de la hostelería, donde dependiendo de la zona de la que se trate, la mayor ocupación será en verano (por ejemplo, zonas costeras) o en invierno (lugares donde se puede esquiar).

Aunque el ejemplo clásico es la hostelería, los contratos fijos discontinuos también se utilizan en otros ámbitos como el escolar. Se trata de un tipo de contrato que afecta a más de 200.000 trabajadores en toda España.

2. Contenido del trabajo fijo discontinuo

Los contratos fijos discontinuos tienen que celebrarse siempre por escrito. Además, tienen que contener obligatoriamente estos datos:

  • La duración estimada que se prevea que tendrá la actividad.
  • La forma y orden de llamamiento que se establezca en el Convenio Colectivo aplicable al sector.
  • Cuál es la jornada laboral estimada, así como la distribución del horario.

3. La obligación del llamamiento en los contratos fijos discontinuos

Los Convenios Colectivos tienen que establecer el orden y forma de llamar a los trabajadores fijos discontinuos. Tal como se apuntó en el apartado anterior, este es uno de los datos obligatorios que debe contener el contrato.

En caso de que no se produzca dicho llamamiento, puede considerarse que se trata de un despido improcedente. Es decir, el trabajador podrá acudir a los Tribunales.

Los trabajadores fijos discontinuos deben ser llamados en el orden y forma que se establezca en el Convenio Colectivo.

4. En qué se distingue un contrato fijo discontinuo de uno eventual

La principal diferencia entre ambos es que el contrato fijo discontinuo es de tipo indefinido, mientras que el contrato eventual tiene carácter puntual, tal como se desprende de su propio nombre.

Este último contrato tiene lugar por una necesidad de producción extraordinaria que presenta la empresa, y no por su actividad normal. Debe tratarse de una circunstancia que no se prevea que va a volver a ocurrir.

Es decir, los contratos eventuales no deben emplearse de manera cíclica. Cuando se trata de un negocio en el que previsiblemente habrá más trabajo en unas épocas que en otras, como es el caso de la hostelería, hay que recurrir a los contratos fijos discontinuos, no a los eventuales.

La regla anterior no siempre se cumple. De hecho, los sindicatos han denunciado de manera reiterada que un importante número de contratos temporales se han firmado en fraude de ley. Esto se debe a que en muchas ocasiones se hace un contrato eventual para cubrir una necesidad que no es puntual, sino que se sabe que probablemente se repetirá. En ese caso se debe utilizar un contrato fijo discontinuo.

5. Las vacaciones en un contrato fijo discontinuo

Los trabajadores fijos discontinuos tienen derecho a vacaciones retribuidas, al igual que el resto de los trabajadores. Si no las disfrutan mientras que dura su relación laboral, deberán percibirlas en su finiquito.

6. Qué finiquito te corresponde en un contrato fijo discontinuo

Cuando un trabajador fijo discontinuo es despedido, tiene derecho a recibir el finiquito correspondiente, como cualquier tipo de trabajador. En el momento de la firma del finiquito, dicho trabajador puede solicitar que esté presente un representante legal de los trabajadores.

En caso de que se haga así, debe constar en el propio finiquito que este se firma en presencia de dicho representante. Cuando el empresario impida que esté presente este representante, el trabajador tiene derecho a hacerlo constar en el mismo recibo, para que surta los efectos correspondientes.

A pesar de que muchas personas opinan que, al finiquitar el contrato cuando termina la temporada, finaliza la antigüedad, esto no es realmente así. En este finiquito se incluyen solo las vacaciones que no se hayan disfrutados, y las pagas extraordinarias en caso de que no estén prorrateadas.

Cuando finaliza el contrato fijo discontinuo, se calcula la antigüedad haciendo una suma de los períodos que realmente se han trabajado cada año.

7. Ventajas del contrato fijo discontinuo

Cuando se celebra un contrato fijo discontinuo, tanto los trabajadores como los empresarios salen beneficiados, ya que ambos pueden disfrutar de las ventajas que presentan los contratos indefinidos:

  • Los trabajadores tienen los mismos derechos que en este tipo de contratos, incluyendo el mismo sueldo y horarios.
  • Por su parte, los empresarios pueden beneficiarse de las bonificaciones que les ofrece la Seguridad Social a la hora de contratar a trabajadores indefinidos.

Más información

Si quieres saber el paro que les corresponde a los trabajadores fijos discontinuos, te lo explicamos en el siguiente artículo:

La prestación por desempleo del trabajador fijo discontinuo

 

 

¿Tienes alguna pregunta?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *