Saltar al contenido

¿Qué es el control de stock y por qué es importante para tu empresa?

Te contamos en qué consiste la gestión de stock y por qué resulta imprescindible para tu negocio. No pierdas detalle, ¡esta información te interesa!

control-de-stock

Si estás pensando poner un negocio o estás comenzando, es posible que te preguntes qué es el control de stock y por qué es importante para tu empresa. En este post encontrarás la respuesta a estas preguntas y más información relacionada, ¡toma nota!

1. ¿Qué es el stock?

Se trata de una provisión de artículos en espera de ser utilizados en un momento posterior. Su utilidad va a depender de la cantidad, función, momento o necesidad en relación a dichos artículos.

Veámoslo mejor con un ejemplo. Un negocio dedicado a la venta de teléfonos móviles tendrá por stock no solo este tipo de dispositivos, sino todo tipo de accesorios complementarios como cristales templados, fundas protectoras, lápices ópticos, etc.

2. ¿Y la gestión de stock?

Esta es una de las principales tareas que se tienen que realizar si en el negocio se trabaja con productos, consistiendo en la capacidad de tener bajo control y organizada la cantidad física e informática de cada artículo en un cierto momento. Dicha gestión permite tener controlado siempre el lugar en el que se encuentra un determinado producto.

La gestión de stock permite el control y la organización de la cantidad de cada producto.

Por suerte, a día de hoy existen programas informáticos muy útiles para controlar la gestión comercial de tu empresa y que incluyen la gestión de stock, lo que la hace más sencilla y permite invertir menor tiempo en esta labor.

3. Ventajas de un buen control del stock

control-de-stock-almacen

Tener un control de stock correcto supone una serie de ventajas que benefician a la empresa. Las principales de ellas son las que vemos a continuación:

  • Se ahorra dinero. Tener un buen control de stock da la posibilidad de rebajar el gasto de almacenaje, y también el tiempo y personal involucrados en su organización. También permite la optimización del espacio reservado para la mercancía.
  • Crecen las ventas. Se evitan las rupturas de stock, y se cierran las ventas que, de otra manera, no habrían finalizado con éxito por faltar el producto solicitado.
  • Es posible ofrecer un mejor servicio al cliente. Se puede ofrecer a los clientes un mejor servicio que les permita sentirse más satisfechos. Lo cual ayuda a su fidelización, un aspecto especialmente importante para el negocio.
  • Aumenta el flujo de caja. Si pasa menos tiempo entre que se compra un producto a un proveedor y se vende a un cliente, se invierte menos dinero. Y a su vez, esto supone una mayor liquidez para la empresa.
  • Hay que realizar menos tareas administrativas. Si bien una gestión de stock correcta conlleva un tiempo de trabajo administrativo, a largo plazo será bastante menos que el que se invierte en un stock desorganizado.
  • Pueden evitarse pérdidas de productos. Un control adecuado del inventario permite saber siempre qué cantidad de productos está disponible, y dónde están ubicados en el almacén. De este modo se evitan pérdidas y estar alerta ante sustracciones indebidas por parte de alguien que pueda acceder a las instalaciones.

De forma general, tener un buen control de stock permite mejorar muchos aspectos fundamentales para la empresa, consiguiendo concluir con éxito las ventas, ahorrar dinero y tiempo y realizar las operaciones de forma más fluida.

¿Cómo se consigue?

Ya sabemos cuáles son las ventajas de tener un control de stock adecuado, por lo que ahora tenemos qué ver cómo conseguirlo. En primer lugar habrá que hacer un inventario exhaustivo de todos los productos que tenemos a la venta, y las cantidades disponibles de cada uno de ellos.

Es importante también tener en cuenta otros datos, como la fecha de adquisición de los distintos productos. Y si se dispone de una cantidad grande de los mismos, su ubicación en el almacén, para poder facilitarlos rápidamente. Es necesario hacer una planificación adecuada, creando un equilibrio entre los productos comprados a los proveedores y los vendidos a los clientes.

Teniendo en cuenta que no se puede prever con exactitud el número de ventas que se van a realizar en un periodo determinado, hay que mantener un mínimo nivel de existencias. Tan solo así se puede evitar la ruptura de stocks y la pérdida de ventas que conlleva.

Tampoco es conveniente extralimitarse adquiriendo demasiado inventario, a no ser que se cuente que capital y espacio suficiente, y se esté prácticamente seguro de que los productos no van a tener problemas para venderse.

Más información

¿Estás pensando montar una empresa pero necesitarías ayuda? En ese caso no dudes en consultar la información que encontrarás en el siguiente post:

¿Quieres abrir un negocio? ¡Estas son las mejores ayudas para emprendores!