Saltar al contenido
lunes, 15 de agosto de 2022

Si te ha salido la declaración de la renta negativa, esto te interesa

María Gil Fernández | 20 de mayo de 2022

Descubre qué quiere decir que el resultado de la declaración de la renta sea negativo.

test -thumbnail Declaración de la renta negativa

Todos los años, aquellos ciudadanos que han superado un nivel de ingresos tiene la obligación de liquidar el IRPF a través de la declaración de la renta. Y esta puede tener dos posibles resultados: a ingresar o a devolver, lo cual supone que la declaración puede ser positiva o negativa.

En este artículo de CursosInemWeb te explicaremos qué significa que la declaración de la renta sea negativa o positiva, y qué ocurre en cada caso. ¡Toma nota!

1. ¿Qué es la declaración de la renta negativa?

La declaración de la renta o Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) es un tributo que tienen que liquidar todos aquellos ciudadanos que superen un determinado nivel de rentas durante el año, que varía según si se tiene uno o más pagadores (22.000 euros anuales si se tiene un solo pagador, y 14.000 euros si se tiene más de un pagador).

A través del IRPF se declaran los ingresos que se han obtenido durante el año anterior, y su resultado puede ser negativo o positivo. Esto dependerá de las circunstancias que haya tenido el contribuyente durante el año del ejercicio.

Si la declaración de la renta sale negativa, significa que es la Agencia Tributaria quien tiene que devolver una cantidad de dinero al contribuyente.

Si te sale la declaración de la renta negativa, es Hacienda quien tiene que pagarte a ti.

Por el contrario, si la declaración es en positivo, será el contribuyente quien tenga que pagar la suma de dinero que corresponda a la Agencia Tributaria.

Pero, ¿cómo se sabe a priori si la declaración de la renta es positiva o negativa? Para ello tenemos que fijarnos en la casilla 0695, que es donde veremos si el resultado es a ingresar o a devolver. Es decir, si el resultado de la declaración ha sido positivo o negativo.

Resultado de la declaración negativo

2. ¿Qué pasa si la declaración sale negativa?

Cuando la declaración de la renta tiene un resultado negativo, quiere decir que ha salido a devolver a favor del contribuyente. Esto significa que será este quien cobre un dinero de la Agencia Tributaria, ya que tiene derecho a que se le devuelva parte de los impuestos que ha ido pagando mediante las retenciones de su nómina.

Si la declaración de la renta es negativa, te devuelven parte de lo que has adelantado en tu nómina el año anterior por el IRPF.

Si la declaración sale negativo, y se ha presentado pronto (dentro de las dos primeras semanas del plazo de campaña de la renta aproximadamente), la Agencia Tributaria probablemente no tarde en ingresar la cantidad que debe al contribuyente.

Pero si aun este caso se tarda en cobrar, o si se presentó la declaración más tarde, no hay de qué preocuparse. La normativa vigente establece que la Agencia Tributaria tiene un plazo de hasta 6 meses desde el último día de plazo de presentación de las declaraciones para comenzar a hacer los pagos.

Si transcurrido este plazo, la devolución se retrasa por una causa imputable a Hacienda, esta hará el pago sumando los intereses de demora que correspondan sin que el contribuyente tenga que reclamarlo.

Como hemos visto, la declaración de la renta también puede tener un resultado positivo. A continuación veremos qué ocurre en este caso.

3. ¿Y si sale positivo en la declaración?

Si el resultado de la declaración de la renta es positivo, significa que es a ingresar a favor de la Agencia Tributaria. Esto quiere decir que será el contribuyente quien tenga que pagar a Hacienda la cantidad que se determine en la declaración.

Cuando la declaración de la renta es positiva, hay que pagar la cantidad que corresponda a Hacienda.

Finalmente debes tener en cuenta que si tienes ingresos pero no superas el nivel de rentas necesario para que sea obligatorio presentar la declaración de la renta, también puedes liquidar este impuesto.

Es importante que compruebes cuál sería el resultado de la liquidación, porque quizás te salga negativa y entonces Hacienda tendrá que devolverte parte del dinero que has adelantado en concepto de IRPF durante el ejercicio fiscal anterior.