Cursos de tanatoestética

Tanatoestética, ¿Qué es?

La tanatoestética es una de las profesiones que se está convirtiendo en una de las más populares gracias a su rentabilidad.

Los cursos de tanatoestética te prepararán para entrar en ese mundo en donde la estética importa incluso después de la emotiva muerte. ¿Quieres un poco más sobre los cursos, lo que aprenderás y las modalidades del mismo? Te lo contamos todo.

¿Qué aprenderás con los cursos de maquillaje de difuntos?

Durante el aprendizaje conocerás en primer lugar la teoría: desde los inicios históricos de la tanatoestética y el significado social que ha adquirido con el paso del tiempo para la sociedad, hasta conceptos fisiológicos necesarios para la práctica de este oficio como alteraciones del cuerpo tras la muerte y lo relacionado a la gestión funeraria que se lleva a cabo una vez fallece una persona.

Desde el punto de vista pragmático, podrás aprender todas las técnicas y pasos a seguir para maquillar un difunto según las indicaciones de los familiares, así como lo que se debe hacer antes y después de aplicar el maquillaje.

¿Puedo hacer un curso de tanatoestética gratis?

El precio del curso de tanatoestética es directamente proporcional a su duración y al hecho de ser una modalidad online o presencial.

Es posible realizar un curso online de 150 euros, con envío de materiales para aprendizaje incluido y 10 horas de estudio, aunque también puedes tomar otro que cueste unos 1800 euros por 300 horas académicas y material.

Hay otros que son gratuitos y pueden ofrecerte unas 5 horas académicas. Ambos incluirán una acreditación, aunque debes chequear qué tan reconocida será puesto que los profesionales de esta área suelen tener una preparación alta en el oficio.

La modalidad presencial puede costar entre 1000 y 3000 euros. En ellos podrás aprender de primera mano, con prácticas incluidas, bajo qué parámetros y técnicas trabaja un profesional de este oficio.

Requisitos para ser maquillador de muertos

No es necesario ningún requisito en particular más que tener ganas de aprender, aunque tener ciertos conocimientos sobre el maquillaje, estar preparado para seguir instrucciones de familiares muy sentidos con la pérdida física de su allegado y tener tacto para manipular una persona fallecida puede ayudar a digerir con mayor facilidad la información que se imparte en el curso.